martes, febrero 14

Vida perfecta

Temprano, por la mañana, me llamó. Hemos quedado para ir al cine. Luego de ducharme y de sentir el agua tibia rodear mi piel, tomé asiento a un lado de la mesa. Cereales y leche para el desayuno. Mis padres se abrazaron mutuamente. Mi hermanito, despierto desde ya mucho antes, juega en el jardín. En mi patio, que tiene unas flores hermosas, duerme mi perrito.
Me llamó. Él me ama, yo lo amo. Lo veré en la tarde, como cada día. Hemos quedado para ir al cine. MENTIRA.