sábado, agosto 31

No  puedo, no puedo. No debo estar con alguien que no es capaz de hacer algo cuando todo se está derrumbando en sus ojos. ¿De dónde saco fuerzas para echarte para siempre, y no volver a buscarte como idiota, de nuevo? Una y otra y otra vez...como una estúpida mendigando cariño.

You've made me weak

martes, agosto 27

Cómo puedo ser tan ahueona y hablarte aún!!!!! Si sigues siendo el mismo hueon inmaduro e hiriente de siempre, por la mierda.
Qué mierda tengo que hacer para sacarte de mi vida para siempre! Iba tan bien, taaan bien! No te soporto más

lunes, agosto 26

:)

Set fire to the rain


Y dejé que caiga, mi corazón, 
y según cayó, tú apareciste para reclamarlo, 
estaba muy oscuro, y yo estaba acabada, 
hasta que tocaste mis labios y me salvaste, 
mis manos, eran fuertes, 
pero mis rodillas eran demasiado débiles 
como para sostenerme en tus brazos sin tener que caer a tus pies. 

Pero hay una parte de ti que nunca conocí, 
nunca conocí, todas las cosas 
que dijiste nunca fueron ciertas, 
nunca fueron ciertas, 
y los juegos a los que jugaste, siempre los ganaste, 
siempre los ganaste. 

Pero prendí fuego a la lluvia, 
y la vi caer, mientras tocaba tu cara, 
ardió mientras yo lloraba, 
porque la escuché gritando tu nombre, 
gritando tu nombre. 

Cuando me acostaba contigo 
podría haberme quedado ahí para siempre, 
cerrar los ojos, sentirte aquí para siempre, 
tu y yo juntos, nada podría ser mejor. 

Pero hay una parte de ti que nunca conocí, 
nunca conocí, todas las cosas que dijiste 
nunca fueron ciertas, nunca fueron ciertas, 
y los juegos a los que jugaste, 
siempre los ganaste, siempre los ganaste. 

Pero prendí fuego a la lluvia, 
y la vi caer, mientras tocaba tu cara, 
ardió mientras yo lloraba, 
porque la escuché gritando tu nombre, gritando tu nombre. 
Prendí fuego a la lluvia, y nos lancé a las llamas, 
entonces sentí algo morir, 
porque sabía que sería la última vez. 
La última vez. 

A veces me despierto por un golpe de la puerta, 
y te oigo llamarme, todavía te debo de estar esperando, 
incluso cuando sé que esto ya está acabado, 
no puedo evitar buscarte. 

Pero prendí fuego a la lluvia, 
y la vi caer, mientras tocaba tu cara, 
ardió mientras yo lloraba, 
porque la escuché gritando tu nombre, gritando tu nombre. 
Prendí fuego a la lluvia, y nos lancé a las llamas, 
entonces sentí algo morir, 
porque sabía que sería la última vez. la última vez. 
Oh, no, 
déjala arder, oh, 
déjala arder, 
déjala arder.

viernes, agosto 23

LO

Lo imagino como un sicario, enviado por vaya a saber quién, esperando encontrarme tras cada esquina, con un cuchillo en su mano, para luego asomarse, apuñalándome, fríamente, por la espalda.
Lo recuerdo corriendo, como un cobarde. Como todos los cobardes que han huido, como todos los cobardes que he ahuyentado. 
Lo sé borracho, lo siento seguro y tranquilo, lo veo libre y satisfecho. 
Lo olvido cada minuto, lo borro de a poquito, pasito a pasito. Lo beso, en la distancia, lo despido para siempre.

Los recuerdos

¿Por qué será que cuando recordamos momentos felices (él haciendo ruiditos tontos en mi oído) no los sentimos con la felicidad que vivimos en aquel entonces? Y no obstante, cuando recordamos escenas tristes (como cada vez que veía su espalda llendose sin más, sin intentarlo, sin siquiera mirar) Esas escenas se vuelven más desoladoras, se vuelven crueles y te rasguñan, y te acorralan, y te apuñalan, y te matan y te reviven, y te matan otra vez...?

Bucle infinito

En la cabeza tenemos un esquema de las personas que forman nuestra vida. En él aparecen el grado que creemos que le importamos junto a todos nuestros sentimientos. Pero un día, como otro cualquiera…llega un comentario, un gesto o una acción que lo pone todo patas arriba y nos damos cuenta que al final no eramos tan importantes para esa persona. Te quedas pensando en tantos buenos momentos y no encuentras el puto momento en que cambió todo, sólo te queda esperar a que todo vuelva a ser como antes pero en el fondo sabes que eso no va pasar. Pasan los días, te sientes culpable y encima eres tú el que se arrastra para pedir perdón por algo que no has hecho pero continuas buscando esa normalidad que dé un poco de felicidad a tu vida. 
Y este es el bucle infinito de algunas relaciones.


Bucle que estoy tratando de parar en la parte en donde me arrastro pidiendo perdón por algo que no hice. La parte de la normalidad, de la no-necesidad de tenerlo en mi vida, esa parte llegará cuando sea feliz, primero.

ERAS

No más palabras, ni una sola. Hasta aquí.

jueves, agosto 22

Suficiente

Es torturante fingir un odio inexistente, lo único que puedo sentir es que lo amo. Lastima mucho más el tratar de odiarlo, que intentar de entender que lo nuestro ya no es. En estos momentos, donde la rabia se disipa, debo contener con fuerzas sobrehumanas las ganas de correr hasta llegar a su lado. Es que cuesta tanto comprender que ya no dormiré a su costado y no volveré a besar sus labios cálidos. Mis ojos, acuosos, al cerrarse derraman cada caricia que guardé para él. Hoy me encierro para siempre en mi coraza, ya no quiero más, pues contigo fue suficiente. Fueron suficientes noches, mañanas, caricias y besos. Suficientes "te amo" y suficientes "ya no". Fue suficiente el amor, las heridas y los llantos. No son necesarios más caminos separados, ni las ilusiones, ni las esperanzas, ni los destinos, todos ellos desgarrados. Esta boca que era su boca, no quiere a nadie más. Pero tampoco lo quiero a él otra vez. Él debe estar bien, a él nunca le importo nada... Y quiero que me importe que no le importe. Quiero sentir que el no siente. Ni todas las decepciones que cargo me han hecho dejar de extrañarlo un poco, pero voy a poder, porque yo se que puedo, y porque si a él no le hiere nada, por qué a mí debería?

miércoles, agosto 21



“Yo no soy buena compañía; hablar no me sirve para nada. No quiero intercambiar ideas, ni almas. Soy un bloque de piedra que se basta a sí mismo. Quiero quedarme dentro de ese bloque, sin que nadie me moleste. Soy así desde siempre.” 

Charles Bukowski

                                                               la la la la la uuuuh

Chop Suey


Agarra una brocha y pon un poco de maquillaje, (tu lo quisiste) 
Oculta las cicatrices para desvanecer la sacudida (tu lo quisiste) 
por que dejar las llaves sobre la mesa? (tu lo quisiste) 

No creo que tu confíes en mi suicidio auto-suficiente 
Yo lloro cuando los ángeles merecen morir...morir!!!!!!

Padre en sus manos yo encomiendo mi espíritu 
Padre en sus manos... Por que me ha desamparado? 
En sus ojos, desamparado
En sus pensamientos, desamparado
En su corazón, desamparado

El tiempo, el tiempo y vida que te entregué, fue prestado. Si pudiera, te dispararía por la espalda, a sangre fría, y sin remordimientos.

In pieces

Dices que me vaya, pero tus manos ruegan que me quede. Tus labios dicen que amas, tus ojos dicen me que odias. Hay verdad en tus mentiras. Duda en tu confianza, lo que construiste. Mentiste hasta el cansancio. Y todo lo que tengo es lo que no tomaste.
Así que yo, no voy a ser quien deje esto en pedazos. Y tú vas a estar solo, solo con todos tus secretos, y remordimientos...No mientas 
Me prometiste el cielo, y me arrojaste como una piedra. Me envolviste en tus brazos, y me congelaste hasta los huesos. Y todo lo que tengo es lo que no tomaste 



Forgotten- Avril



                                                                 Run away


Luna de miel, rosa pastel, clichés y tonterías...
Por favor que pase rápido, por favor, por favor...no puedo quedarme en la cama todo el día esta vez, no puedo no estudiar por estar llorando, no puedo comer y vomitar cada vez que me acuerde...Esta vez será distinto, porque realmente necesito que asi sea, yo quiero estar bien conchesumadre, por qué puta es tan difícil!
oh conchadesumadre, la hueá dolorosa por la mierda, por la chucha por la chucha por la chucha, juro que nunca más me va a pasar esta mierda a mí hueón, nunca más giles culiaos, bastardos y la puta, todos ustedes, todos...ya no quiero más puta la hueeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeaaaaaaaaaaaaaa

martes, agosto 20

Es hora de que aprenda a ser feliz y a estar tranquila en soledad. Los hombres me tienen cansada, no lo soporto más. No tengo tiempo para deprimirme, debo concentrarme en estar en paz.
"Sólo pido que no ignores a tu corazón, es el único que siempre tiene la razón"



No te hice caso, y no lo escuché.


                                                     Mi corazón.



                               Él siempre supo que no debí alejarme de ti, ahora, aunque quisiera, no sé cómo volver.






                                                                                            Estoy tan lejos, tan al fondo y tan...dañada
¿Sinceridad? Ok, Lo único que me falta por conseguir, es sacarte de mis planes para siempre. Que no me duela pensar que no quiero estar más a tu lado. Que cuando diga "va a pasar" lo crea realmente.  Son pocas cosas, pero la tranquilidad se escapa siempre de las manos de todos. ¿Qué más se podrá pedir? No llorar, quizás, pero es demasiado.

martes, agosto 13

Silvya


Nunca volveré a hablar con Dios. Esa es la respuesta que Sylvia Plath le da a su madre cuando esta le comunica que su padre ha muerto. La infancia de la poeta, hasta que su padre muere, es bastante común en la medida que las familias felices son comunes. 

Sylvia Plath 1Sylvia Plath vivía atemorizada por sus propias preguntas: ¿Para qué es mi vida? ¿Qué voy a hacer con ella? En sus diarios, que escribía metódicamente, vemos cómo se va abocando a un dramatismo poco característico para una joven de su edad, con las oportunidades y la mente brillante que poseía; todas las cualidades que tenía se volvían en su contra, hasta el mundo de angustiarse por no tener pareja, una pareja real, y creía que se volvía loca, que el sueño era negro, y el desvanecimiento, y la muerte. Igual que Alfonsina Storni vivía como un hombre (que quería decir, para la época, libremente), Sylvia Plath siente que la mujer tiene a su alrededor unos barrotes, como de cárcel, que el hombre ni siquiera ve.

Dick Norton y Sylvia Plath eran novios en su primer año de Smith. En las vacaciones de primavera, Sylvia aceptó un trabajo para poder estar más cerca del que creía que sería su marido. Aunque discutían y vivían momentos que a Sylvia le parecían desagradables, estaba tan angustiada por ser todavía virgen y no encontrar al hombre perfecto, que se negaba a romper con su compromiso. En aquellas vacaciones, Sylvia, resentida, se negó a visitar a Norton cuando este se lo pidió, de modo que acabó intimando con una camarera a la que había conocido en aquellos días. La traición de Norton hizo que Sylvia sintiera todavía con más pesar aquel disgusto por ser una chica, aquella importancia que se le daba a ciertas cosas porque así estaba determinado socialmente. Estaba absolutamente decepcionada e indignada: Mi gran tragedia es haber nacido mujer. La poeta se estaba reservando la virginidad para su marido, posiblemente Dick Norton, mientras él había hecho el amor con una mujer que no le importaba en absoluto. La sexualidad era un tema recurrente en los cuentos y en sus meditaciones, sobre todo por lo que leía y por lo que debía ser en aquella época una mujer ideal; además, no dejaba de tener en cuenta todo lo que se decía, como que la mujer no se siente satisfecha con el acto sexual o que se necesita tiempo y seguridad para alcanzar el placer completo. El sexo era el enemigo; el hombre, por tanto, también.

De la relación entre locura y escritura, que tan romántica parece, Plath dijo que no existe: Cuando estás loca, estás ocupada en estar loca… todo el tiempo… Yo cuando estaba loca, era solo eso, una locaEn una carta que le manda a su médico en la que le confiesa que vuelve a sentir los mismos síntomas, cuando se intentó suicidar:

Querido doctor: Me encuentro muy mal. He tenido el corazón en un puño con palpitaciones y amagos. De repente, los simples rituales del día se resisten como un caballo terco. Resulta imposible mirar a la gente a la cara. ¿Puede irrumpir de nuevo el mal? ¡Quién sabe! La conversación intrascendente es fatal.

También la hostilidad aumenta. Esa virulencia peligrosa y devastadora que surge del alma enferma. La mente enferma, también. En nuestro interior se derrumba la imagen de identidad que a diario luchamos por grabar en el mundo indiferente u hostil; y nos sentimos aplastados.
Esa inseguridad la reconduce en cólera, porque tiene 23 años y sigue soltera. Y ese pesar, sin que lo sepa todavía, estaba a punto de disolverse, porque compra un ejemplar de una revista literaria en la que vienen poemas de Ted Hughes que, como ya imaginamos, la sobrecogen. Aquella misma noche se presentó en la fiesta de la revista y conoció al poeta, que se convertiría en su marido. En una habitación aislada…

Me besó violentamente en la boca y me arrancó la cinta del pelo, mi pañuelo rojo del pelo que había soportado el sol y mucho amor y no volveré a encontrar otro igual, y mis pendientes de plata preferidos: ja, continuaré, rugió. Y me besó el cuello y yo le mordí fuerte la mejilla y cuando salimos de la habitación la sangre le caía por la cara.

Aunque por fin había encontrado lo que tanto anhelada, un marido, la Sylvia Plath esposa escribe esto en su diario en el primer tiempo de su matrimonio (tan diferente a la actitud sumisa de su madre, que también se había casado con un hombre inteligente al que admiraba):

La ofensa penetrando, nítida como una navaja, y sangre oscura que mana… Sentada en el comedor con camisón y jersey contemplando la luna llena, hablando con la luna llena, iniquidad que crece hasta llenar la casa como planta antropófaga. La necesidad de salir. Todo está en silencio. Quizá él esté dormido. O muerto. Cómo saber cuánto tiempo hay antes de la muerte…

Sylvia Plath en Yorkshire
Sus hijos, Frieda y Nick, eran pequeños, y Sylvia quemaba las cartas y el manuscrito de una novela dedicada amorosamente a Ted en una pequeña pira funeraria, para horror de Aurelia, que quiso evitarlo sin éxito. Sylvia estaba desatada, encolerizada. La ruptura era inevitable. Y finalmente Ted la abandona por la poeta Assia Wevill.

No creía en la cura. Si el corazón es frágil, como una taza de porcelana, y una gran pérdida lo hace añicos, ni todo el tiempo y la bondad del mundo podrán ocultar las feas grietas. En cuanto el precioso líquido del amor se derrama, te quedas seca. Seca y vacía.

Sylvia se había quedado seca y vacía, y además tenía un corazón frágil y ya lo sabía, como una taza de porcelana que lo único que había hecho era romperse en más pedazos, unos irreconciliables, tras una gran pérdida, como la ausencia de su padre. No, no había cura. Y la cura era devastadora. Ya en el poema Filo, la mujer alcanza la perfección cuando está muerta. Sylvia Plath tiene una gran (y oscura, tremenda) productividad que compensa la soledad, la ausencia y ese mal que volvía, como advertía en la carta que le mandó desde Cambridge a su doctor; ese mal volvía y no solo eso, sino que estaba dispuesto a quedarse, estaba dispuesto a volver el cuerpo de la mujer pura perfección, pura muerte.
Morir
es un arte, como todo.
Yo lo hago excepcionalmente bien

Tan bien, que parece un infierno.
Tan bien, que parece de veras.
Supongo que cabría hablar de vocación.

El 11 de febrero de 1963, Sylvia se despierta a las seis de la mañana y le prepara el desayuno a sus hijos, de tres y un año. En una bandeja lleva a la habitación de Frieda y Nick: pan, mantequilla, leche. Vuelve a la cocina en la que acaba de prepararlo, cierra la puerta, tapa todos los resquicios con toallas. Mete la cabeza en el horno. Abre el gas.

La mujer alcanzó la perfección.

Fuente: http://www.jotdown.es/2013/04/el-club-de-los-poetas-suicidas-sylvia-plath/

sábado, agosto 3

viernes, agosto 2

Cierra e inaguración

Se inaugura la hueá, otra vez mierda

Requiem por nosotros

Elevemos nuestras voces, gritemos fuerte y pateleemos esta última vez. 
"...y quién va a reponer lo muerto de esta habitación". 
Nadie. 
Es hora,
al fin es el fin.
Lo presentía.

Los Bunkers - Si estas pensando mal de mi


No calculé mis intenciones 
no estaba listo para hablar 
me di el permiso de hasta fracasar con tal de nunca mas mirar atrás 
y quién va a reponer lo muerto de esta habitación 
y quién va a sostener los miedos entre tu y yo 

si estás pensando mal de mi 
manténlo bien guardado para ti 
si estás pensando mal de mi 
al menos no lo vuelvas a decir 

me declaraste incompetente 
un aspirante a conseguir el galardón de la felicidad 
como si no importara nada más 
cuantos perdones mas tendrás al menos que entregar 
hoy ya no hay salvación por todo lo que hicimos mal 

si estás pensando mal de mi 
manténlo bien guardado para ti 
no tengo tiempo para sufrir 
ni mucho menos algo que asumir 


y quién va a despertar tus miedos entre tu y yo 

si estás pensando mal de mi 
manténlo bien guardado para ti 
si estás pensando mal de mi 
al menos no lo vuelvas a decir 
si estás pensando mal de mi...


Canción culiá perfecta