viernes, agosto 23

Bucle infinito

En la cabeza tenemos un esquema de las personas que forman nuestra vida. En él aparecen el grado que creemos que le importamos junto a todos nuestros sentimientos. Pero un día, como otro cualquiera…llega un comentario, un gesto o una acción que lo pone todo patas arriba y nos damos cuenta que al final no eramos tan importantes para esa persona. Te quedas pensando en tantos buenos momentos y no encuentras el puto momento en que cambió todo, sólo te queda esperar a que todo vuelva a ser como antes pero en el fondo sabes que eso no va pasar. Pasan los días, te sientes culpable y encima eres tú el que se arrastra para pedir perdón por algo que no has hecho pero continuas buscando esa normalidad que dé un poco de felicidad a tu vida. 
Y este es el bucle infinito de algunas relaciones.


Bucle que estoy tratando de parar en la parte en donde me arrastro pidiendo perdón por algo que no hice. La parte de la normalidad, de la no-necesidad de tenerlo en mi vida, esa parte llegará cuando sea feliz, primero.