lunes, diciembre 6

Todo saldrá bien



Estoy helada. No sólo mis manos, también mis piernas, mi espalda, mi cuello, mi cara, mi pelo, mis uñas, mis lágrimas, mi corazón, mi alma, mi sufrimiento, mi desesperación, mi miedo. Está frío, me congelo...no tengo hacia dónde huir. Ni siquiera lo intentaré, tan sólo seguiré siendo un insecto...Las personas, ellas creen, imaginan, idealizan ciertos pasajes de mi personalidad que francamente no existen. Fortaleza¿? Claridad ¿? Optimismo ¿? Historias que creé en este fallido intento por vivir. No, no, no...nada saldrá bien.