domingo, enero 9

Satélite


La verdad es realmente dolorosa, incluso más que una mentira. Me encantaría pedir que te llevaras todos y cada uno de los besos que no te dí y que siguen siendo tuyos pues te los regalé. Llévate mis sueños, mi pequeño universo en donde soy el planeta y tú la luna que domina mis mareas. Llévate el silencio quien también me habla de ti, tu cariño fugaz que me mata. Si tú no estás a mi lado entonces...ten, llévate todo esto, despójame del desvarío angustiante que me obliga a amarte como nunca. Déjame sólo un beso, un beso eterno que no olvide jamás y luego vuela y vuela lejos de aquí... Pero quédate cerca, muy cerca, tan cerca que no me dejes respirar, háblame de ella, de ustedes, de tu infinita felicidad y hazme recordar con aquella mirada de lástima que sólo me queda seguir siendo un corazón satélite que gira en círculos agotadores rodeando un centro imperfecto que eres tú.