martes, octubre 27

Gracias, perdón

Intento, juro que lo intento, pero soy humana, no es excusa, pero lo soy, qué más puedo decir?. Cada palabra y gesto de mi parte que te hiere, es una apuñalada certera al corazón. Me despierto a media noche tomando valor para poder pararme a un lado de tu cama y arrodillarme a tus pies pidiéndote perdón. Pero soy cobarde y altiva, una niña. La niña que cuidaste desde siempre, a la que escondiste en una cajita de cristal, para que nadie la tocara, para que nadie me lastimara. Dos palabras; Gracias y Perdón. Tal vez no fui lo suficientemente digna para ser hija de mi padre, pero soy la orgullosa hija de una madre que me mantuvo de pie día a día. Y hablando de orgullo, eres la mejor mujer que pisa la Tierra, y no por no cometer errores, si no por que tú eres mi madre, mi mamita linda.