martes, enero 3

El común de la gente

"Nos casamos? Sí?,  yo quiero estar contigo siempre. Eres lo más importante. Haría lo que fuera por ti. Me encanta estar a tu lado, me has enseñado tanto..."

Los finales felices, no existen para todas las personas. Lo que sí existen son las excepciones a dicha regla. Aquella alma que sí pudo hallar el "amor de su vida" y vivió feliz para siempre... Esas personas, esas almas satisfechas, no son más que excepciones.
Él y yo  somos dos personas normales y corrientes, con altibajos, con defectos y con errores. No fuimos excepciones. Fuimos parte del maldito común de la gente.