viernes, octubre 19

Demonios- Diaologo

Esta noche me están devorando las entrañas, desde dentro. Rasguñan mi estómago, siento como pasan por mi traquea, la sangre se derrama sobre las sábanas. Estoy llorando. 
Por eso no voy a la iglesia, por eso no escucho sobre Él. No es porque no crea, no es porque me aburra. Es por estas ganas que me atacaron un día, y desde entonces, no me dejan. Mis demonios duermen conmigo, los siento en mi cabeza, todo el tiempo. Cuando me abraza, se callan, se asustan, se vuelven locos con la idea de que yo sea feliz y los entierre para siempre. Pero de pronto reaparecen, más crueles que nunca y me rompen, me rasgan, me hacen tiritas. ¿A CASO NADIE HARÁ ALGO PARA CALLARLOS?  Nadie? Siquiera HAY ALGUIEN AHÍ? Claro que no...

-Hazlo, ahora
-No
-Ahora
-No
-Vamos, sabes que es lo único que te queda
-Sí
-Ves? 
-Sí
-Hazlo, ahora...
-Sí
-Por qué lloras?. 
-Por mí, por él, por ella, porque duele, por todo...porque no siento nada.
-Esas tijeras. Son perfectas. 
-Sí
-Tu mami no está viendo. Ni siquiera te miró hoy. 
-Sí
-En el baño. Un final dramático, lo que tu esperabas, el final burdo y grotesco que mereces.
-Sí...sí...sí
-Ahora, aquí. Qué esperas
-Lo sé, lo sé, eso hago, lo intento
-No tiembles, niña, hazlo ya.
-No puedo




-Dónde están. No los logro escuchar, griten ahora, digan "Hazlo" una vez más, ya casi lo hacía. Por qué, por qué se van ahora...