domingo, julio 1

Dialogo 2

- Espera, espera, espera!!!!!
- Qué?
- Recuerdas que dije que no me permitiría aprisionar lo que siento?
- Sí...
- Pues retiro lo dicho.
- Ah?
- Eso, que retiro lo dicho. No sufriré.
-Sufrir? Sufrir por qué?
- Por ti.
-Por mí?
-Exacto!
- Pero si acabas de afirmar que no te importa nada, y que quieres seguir jugando.
-Lo sé, y quería. Pero bueno, retiro lo dicho. Me ganó, ¡me ganó!
-¿Quién te ganó?
- El miedo. Ese miedo del cual te conté.
- Entonces te das por vencida, y me dejarás ir como a todo...no?
-Sí, así es. No puedo entregarme más. Estoy entre tus manos, desvaneciéndome. Poco a poco. No quiero estar así, no otra vez. Nunca más. No puedo, no debo, no quiero. Por favor, por favor.
-Cálmate. Deja de temblar. No llores. No seas cobarde.
- Se suponía que esto debía funcionar así. Yo te iba a querer, e iba a luchar por ti. Pero...pero...pero...No puedo contigo ni con tus vacíos. No puedo, lo intento...y no me resulta. Por qué callas? Se supone que yo soy la mala...
-¿¡A qué mierda te refiereeees!?
-A nada, a nada. Olvídalo ya...Sigue callando.