lunes, enero 27

Día 4


¿Cómo puede el diablo empujarte a los brazos de alguien que luce lo más parecido a un ángel cuando te sonríe? Quizá él lo sabía, cuando me vio. Supongo que perdí el equilibrio. Pienso que la peor parte de todo esto, no fue perderlo a él, sino perderme a mí.