miércoles, enero 1

Síntesis I : Cristian

Una vez, hace años, sentí que quise mucho a un chico, se llama Cristian, tenía 14, si bien recuerdo, fue al primero que quise y protegí de verdad, fue mi mejor amigo en su tiempo, todo giraba en torno a lo que él quería y le gustaba hacer, todas sus pololas debían caerme bien primero, y ninguna de ellas estaba por sobre mí. Me hacía sentir importante, pero eramos niños :) Un día, ya habiendo pasado 3 años de una linda amistad, para mi cumpleaños número 18, lo recuerdo bien, fue a buscarme al trabajo de mi mamá que estaba en el centro, llevaba en su mano una rosa de color azul, y una carta, eran para mí. -"Gracias amiguito, te amo-", dije, y me llevó a comer junto a los demás amigos al shop dogg, me compró un café cortado y una torta tres leche, desde ese día fue mi torta favorita. Después de compartir un rato con ellos les dijo que tenía algo súper importante que hacer, y me pidió que lo acompañara, se supone que era un secreto, me llevó hasta el cine y vimos kung fu panda <3 Fue la primera vez que me invitaban al cine xD Ese día, llegué a mi casa confundida. Había pasado 3 años de mi vida autoconvenciendome de que Cristian sólo era mi amigo, y que nunca se fijaría en mí como algo más que eso, había suprimido mi cariño todo ese tiempo, hasta ya me había empezado a gustar otro, fue horrible, llegar y recordar el momento en que me agarró la cara y me besó, yo estaba tan asustada y nerviosa, que me liberé de sus manos y con lo bruta que soy me pegué en los labios con sus dientes xDDDDDDDD Terminé sangrando. Lo miré, como preguntándole, "Qué chucha weon, qué mierda hiciste". Me respondió diciendo, "no pasa nada, somos amigos, nos queremos". Tiene razón pensé, no está mal.

No sé cómo pasaron las cosas ese mes. Al que siempre quise, por tres años, iba a mi casa, y yo me escondía, me invitaba a salir y yo decía que no podía, me daba la mano y yo le decía que debíamos dejarlo en secreto, que nadie debía saber. Así, no podía creer lo que estaba haciendo. jajajja Ya no lo quería, no como hombre por lo menos, sólo era mi amigo, logré convencerme a mí misma que era mi amigo, mi hermano. De todos modos, me gustaba besarlo. Siempre me dije, "Algún día igual te voy a comer esa boca culiaooo". Y me la comí enterita :D 

Él se había propuesto quererme, él se había cansado de enamorarse de minas que le hacían mal, que lo cagaban, que no lo respetaban, y yo, y yo siempre estuve ahí, secándole las lágrimas, y me veía también, sufriendo por ese quien terminó por sacármelo a él de la cabeza. Pero en el fondo de su corazón, él no me quiso, siempre lo sentí extraño todo eso. Así que le propuse terminar con lo que habíamos iniciado, me dijo que no, que él quería ir a estudiar a la universidad de viña, y quería que yo fuera con él, que me quería cerca de él porque yo era lo que necesitaba, porque yo era leal, de confianza, lo hacía reír, lo apañaba, y lo sabía entender como nadie. Se demoró tres años en darse cuenta. Cuando no podía ser más tarde. No quería terminar conmigo, le dije que eso acabaría mal. 

En una fiesta, después de tres meses de una relación secreta, porque nuestros mejores amigos no sabían, nuestros compañeros de curso nunca se enteraron.  Llegó la Cathy, su ex, con esa que pololeó 2 años de los 3 que yo estuve embobada con él. Y se perdieron toda la primera parte de la fiesta. Pensé lo peor, lo que supe luego fue que la acompañó hasta su casa, Cristian la amaba aún, a mí no me podía mentir, yo era su mejo amiga, yo lo conocía mejor que nadie. Así que le hice el favor que sé que me agradece aún en el fondo de su corazón. Lo engañé, con su amigo, e hice que me viera, que todos me vieran. Me odio, me insultó, me humilló, me hizo llorar... Pero fue necesario, porque él no hubiese querido herirme, en su interior siempre supo que yo estaba enamorada de él esos 3 años, no se hubiera perdonado el hecho de  haberme ilusionado con una relación y luego terminarla porque no resultó. 


En fin,  nunca me lo perdonó, no hablamos en 6 meses, finalmente volvió con su ex, y continuamos nuestra amistad, que obvio, nunca volvió a ser la misma. Cuando perdí su amor, su amistad, su presencia, sentí que me iba a morir. Pero no morí, por desgracia.

Hoy ni siquiera lo tengo en facebook, y cuando nos juntamos con el grupo, nunca conversamos, no tenemos tema, no me preocupa su vida, sé que es cristiano ahora, que no está estudiando lo que siempre soñó, que engordó, y que su mamá se fue a Europa a vivir, no pololea con la Cathy, pero está enamorado. Aparenta estar bien, me alegra.