miércoles, enero 1

Síntesis II: Andrés

Ya existe una etiqueta para él en mi blog. Otro mejor amigo, otro por el cual respiraba. "Dame comida, dame plata, dame tu tiempo, dame peluches, dame regalos, dame tu espacio, dame tus besos, dámelo todo." Este es por quien Cristian se enfurecia. Yo siempre fui de tener muchos hombres de amigos, todos ellos me gustaban un poco, porque todos eran tan chistosos. Uno de esos amigos era el Felipe Higuera, demsayyyyyy, jajaja buena tela mi wacho, en su tiempo nos hablabamos mucho, le presente tantas amigas, creo que él hubiese merecido un apartado aquí en mi blog, si nuestra historia no hubiese tenido tanta diversión, más risas que llantos. En fin, fue gracias al Demsay que conocí al Andrés Velasco. Era un tipo tan desagradable, tan egolatra, se amaba y se llamaba así mismo dios, al principio no podíamos ser amigos, los amigos no se quieren matar jajaja, no sé tampoco cómo fue que nos empezamos a juntar, fue creo que el 2007. Un día salimos, peleeamos, nos fuimos separados caminando por la costanera, le quería romper una botella en la cabeza. En la noche nos conectamos y hablamos toda la madrugada, como si nada, me gustaba, y no estoy segura, pero yo sentía que también le gustaba a él, o quizás  lo que le gustaba era que a mí me gustara xd En el 2009 se puso a pololear. A mí que ni se me ocurriera tener la intención de que me gustara alguien más que no fuese él. Conocí a su mina, la Yeka, se hizo también mi mejor amiga. Pero a él no le gustaba la idea, nunca le gustó, me retaba, estaba enojado, le molestaba la idea de tener que compartirme con su polola, era extraño, yo no entendía... Me decía eres mía, tienes que juntarte conmigo no más. 

Me tenía ahí, en la pitilla, pidiendo toda mi atención, y yo por supuesto, se la daba, si no hubiese conocido a la Yeka, me habría vuelto en su amante, o alguna cosa por el estilo. Un día se sentó al lado mío, vimos una película, me abrazó, y me dijo, qué pasa si te doy un beso, yo dije, nada, total no será la primera vez que me besas y después haces como que no pasa nah, me dijo, tú eres mía po, yo puedo besarte cuando quiera, luego sonó su teléfono, era su polola, la Yeka, y le dijo, "estoy acostado", después se me enfrió el cerebro, realmente quería estar con él? Me fui. 

Desde ese año dejé de hablar con él, Ahora me lo he topado en un par de carretes, me saluda y pretende iniciar una conversación, él aparenta ser muy fuerte y decidido, pero lo conocí muy bien igual, es un niño, triste, muy inseguro, que necesita un apoyo, yo fui su apoyo por años, y sé que fui a la primera persona a la cual le pidió perdón por algo. Tampoco tenía la intención de dañarme, quizás el error siempre es mío. Por querer cuidarlos, por verlos tan débiles, y querer abrazarlos. El mes pasado me agregó a facebook de nuevo, me habló una vez, desde ahí, nunca más. Ya no somos amigos.