miércoles, enero 1

Síntesis III: Jaime

-"Nunca nadie te va a amar y hará cosas por ti como las he hecho yo". Qué triste, qué triste, qué tremendamente triste es mirar hacia atrás y darte cuenta que es cierto, que la persona que más me dañó directamente es la única que fue capaz de salir de su casa en bicicleta por la noche y llegar a la mía, después de una discusión, después de decirle, te odio y no quiero verte más, él aparecia de repente, tocando mi puerta, diciendo, "conversemos". Jaime me traicionó de muchas formas, y no sólo a mí, hizo explotar un secreto familiar horrible. Pero siempre ha estado ahí, hasta hoy, cada vez que le ocurre algo, lo sueño. Será papá otra vez.

Lo quiero, lo quiero mucho, porque me enseñó que existen formas de amar que son dolorosas, que cometemos errores inimaginables, pero que si la otra persona te importa, da lo mismo que te odie, debes estar ahí, intentándolo, de nuevo, una y otra vez. Amigo gracias, por cada vez que viniste a mi casa a solucionar los arrebatos, a pedir disculpas, y también a exigirlas. A las largas tardes de conversas acerca de lo que queríamos, de quién estabamos enamorados ahora, de lo mucho que nos conocíamos, y de lo mal que lo íbamos a pasar, porque en fondo lo sabíamos, nacimos para sufrir, los dos, para ser infelices.

Tus cortes, en tus brazos, nunca me los perdonaré, fueron todas las veces que decidí alejarme de ti porque me hacías mal, tu amor, tu forma de amarme era dolorosa, demasiado, me matabas. Nos dañábamos juntos, y aunque ni siquiera estábamos juntos, era igual.

Después de ti creí que sería feliz por fin, sabes? Me dije a mí misma, Camila, por fin sufriste todo lo que tenías que sufrir, te toca ser feliz, no importa que Jaime diga que nadie hará cosas por mí, sabes que vendrá alguien que se la juegue, si tan mal no has hecho las cosas...

Me equivoqué. Jaime sigue siendo mi amigo, se casará, espero que madure, que le resulte todo, y que me siga queriendo, como siempre :)