domingo, septiembre 1

Una que no sea como yo

Voy a escribir una lista detallada de los pro y los contra de no estar contigo. Me alegra y me alienta demasiado saber que esta vez mi autoestima se recuperara, porque me entregue de todas las formas posibles, y no fue mi culpa. No tengo la culpa esta vez. Fui una hueona bacán, hasta el último día. Dormiré en paz esta noche, imaginando tu vida, siempre igual, las personas destructivas, siguen siendo destructivas, hasta que se mueren. Vas a ser feliz de nuevo, y lo vas a arruinar, como me arruinaste a mí, como me destrozaste a mí. Llévala a ella a dormir a tu cama, con tus sábanas sucias, y tu desorden mental y físico. Llévala a ella a comer en tu mesa, a ver como te mira. Respírale a ella en el oído, a ver si tiembla como temblaba yo. Hazle el amor a ella, eso si practica mucho, a ver si la satisface tu sexo. Dile que tuviste una mujer un día, una mujer que volviste loca y se desquició, la dejaste cucú, dile que me volví sicopata, y que eres un alma libre, que te gusta jugar a la pelota, tomar y jugar play. Dile lo que aspiras de la vida, que no amas lo que haces y que trabajarás sirviendo promos de hamburguesa por las tardes y por las noches te la pasas ebrio, para no recordar, que todos creen que eres inútil. Dile que me engañaste, dile que me mentiste, pero que en el fondo estás seguro que lo merecía. No le mientas, eso sí. Ya le estás mintiendo, cuando le decías que estabas en clases, cuando en realidad estabas en mi casa durmiendo acurrucados. O cuando decías que estudiabas, y estabamos en tu casa, haciendolo. Veamos, veamos, si ella encaja en ti, como quise encajar yo. Veamos, veamos, si ella querrá vivir contigo, y en ti.
Mientras tanto yo, posiblemente, estaré titulada, siendo feliz en una escuela, con mis alumnos, amando cada día, porque cada día apenderé algo nuevo, entregandome en cuerpo y alma, otra vez, a otro cuerpo, a otra alma, a un hombre de verdad, y sabes, aunque no tenga un hombre, voy a estar tranquila, porque puedo, y porque quiero, y porque es así y así será desde ahora, sin ti, sin mis depresiones, sin mis frustraciones. Soy fuerte, soy débil, soy demasiada mujer para un cobarde como tú.